• Kimberly Cisneros

De emprendedor a impulsor de emprendedores mexicanos.

El 7 de noviembre de 1999, Samuel González comenzó un sueño: Fundación E, en el marco de una campaña lanzada por la Organización de la Naciones Unidas llamada YES (Youth Employment Summit), cuyo objetivo era fomentar la creación de políticas públicas para la generación de empleos.



Basándose en las seis E de la campaña: emprendimiento, empoderamiento, empleabilidad, equidad de género, educación y ecología, fue que la Samuel y su hermano, nombraron a su proyecto Fundación E, que a sus 20 años ha ayudado a impulsar el ecosistema emprendedor en México, logrando colaborar con más de 35 países, asesorado a más de 650 incubadoras y beneficiado a más de 750,000 emprendedores a través de programas de capacitación, foros y eventos.


En conversación con El Economista, Samuel narra que el objetivo principal de la Fundación es detonar el ecosistema emprendedor a través de tres actividades: formación, vinculación (a mercados) e inversión. También realizan iniciativas de Responsabilidad Social.


“La fase de formación es la base cero del emprendimiento porque ponemos en la población, la posibilidad del emprendimiento y crear economía formal por nosotros mismos, para que después sigan el ecosistema de los emprendedores”, dijo.


Una de las claves para lograr esto es las alianzas que tienen con el sector privado, educativo y gobierno, así como agencias de cooperación bilateral o multilaterales, con quienes hacen intercambios de mejores prácticas en temas de creación de empleo.


Esto ha permitido que ayuden a la población a autoemplearse, emprender de forma más formal o apoyar a comunidades en vulnerabilidad con pocas opciones de empleo.


Historias felices


Uno de los casos de éxito que han tenido en estas dos décadas es el trabajo que realizaron con Levi’s cuando iban a llevarse sus maquilas de México, Centroamérica y El Caribe, donde iban a desemplear a 5,000 personas. Para ello, intervinieron formándolos para que se autoemplearan y en algunos casos, ayudaron a colocar a personas en otras empresas.


“Para muchos no se trata de emprender, sino de buscar un trabajo. Nosotros sólo apoyamos a la vinculación, no a la colocación, aunque con los empleados de

Levi´s, sí intervenimos colocándolos".


Otro de sus trabajos fue en 2018 en Ayotzinapa, donde desarrollaron una iniciativa para la reactivación económica de diferentes comunidades. Tras un proceso de planeación de tres años, brindaron formaron a los artesanos para que pudieran autoemplearse y con la creación de un mini fondo revolvente para que la Fundación comprara la artesanía, los productos se concentraron en la Ciudad de México y ofrecieron en La Riviera Maya como regalos de vida para extranjeros.


“Nos encanta meternos donde más problemas haya, entre más sean, somos más felices".


A partir de este año, también se aliaron con Facebook para el proyecto Impulsa con Facebook, dando talleres a lo largo de la República Mexicana beneficiando a más de 5,000 personas. También están colaborando con el Consejo Económico, Social y Ambiental para impulsar a fortalecer el desarrollo económico.


De igual manera, desde hace años, son aliados del Tecnológico de Monterrey desarrollando temas de emprendimiento.


Samuel no se ha detenido con eso y ha escrito dos libros como el de 4x4 Emprendedores Todo Terreno, escrito en 2018 que busca ser una guía sencilla para emprender.


Emprendedores


En estos 20 años, Samuel y sus colaboradores que hoy suman 25, han alcanzado grandes metas e impulsado el ecosistema emprendedor; sin embargo, aun consideran que los emprendedores requieren trabajar en algunos asuntos y estar más empoderados.


Indicó que lo que se ha visto es el miedo al fracaso e incluso, al éxito, con lo que trabajan para combatir esas inseguridades.


Asimismo, se requiere más investigación y desarrollo, ya que muchos emprenden por copiar algo que funcionó a alguien más, lo que ha generado mucho emprendimiento “básico", principalmente en el sector de comercio, agro, servicios, entre otros.


Las habilidades de venta, negociación y cobranza, también son escasas.


La buena noticia, es que el país está desarrollando más la cultura emprendedora y muestra de ello es que el sistema de educación pública, ya aprobó incorporarla en los planes de estudios desde primaria.


“Emprender es muy divertido, es un estilo de vida y creo que cualquiera puede hacerla, solo hay que identificar que talento se tienen y ver cómo colaborar con otros para complementar esos talentos y habilidades”, finalizó.

9 vistas
descargar-android-2.png
App+Store.png